miércoles, 30 de enero de 2013

-

Pensé que jamás pisaría este lugar, en cambio, aquí estoy. Supongo que esto significa algo... desnudar el alma gratuitamente, una forma de libertad no merecida.
Esto es lo que me he buscado, desde antes de nacer hasta ahora. Mi vida ha girado en torno a lo mismo, una y otra vez. No hablamos de descalificaciones, no... hablamos de la no reafirmación, del hacer un "no existes", eso es lo peor que le puede suceder a nadie.
Uniendo mi pasado, presente y futuro y la conclusión es la misma, nada nuevo, nada diferente.
Ojalá hubiera cambiado algo, ¿qué se puede hacer llegados a este punto?
Deseando volar, sin ser nada ni nadie, sólo volar, como si fuera invisible. Por aquí, por allá, sin que nadie supiera que existo ni dónde estoy, sin saber dónde voy ni dónde quiero ir, sólo ir.
Invisible.
Unos ojos que mirasen y no sintieran nada o que, lo sintieran todo. Unos ojos que expresasen todo lo que yo nunca pude expresar, unos ojos que al mirarlos, sólo al mirarlos hablaran...
Nada de esto existe, ni puede existir, ni sé si quiero que exista, pero sólo lo escribo y lo siento, me imagino ahí y me dejo llevar...
Dejarse llevar...

sábado, 20 de octubre de 2012

Eres la calma que da sentido a mi vida.


Pensando en lo diferente que puede ser la vida, en lo bueno y en lo malo... intento a cada instante cambiar de mentalidad, creyendo ver lo positivo, creyendo que realmente existe.
De repente, pasa algo y me pierdo en un laberinto de pensamientos en los que no puedo lograr entender nada de lo que me dicen, ni siquiera puedo observarlos detenidamente como si fueran ajenos a mí. Me pierdo en mí misma...
La vida llega, la vida pasa... todo llega y todo pasa, ¿no? Sí, así es... mi ignorancia me hace feliz hasta que despierto y vuelvo a enfrentarme a mi lucha. Ella o yo. ¿Por qué tengo que decidir continuamente?
Me imagino atada de pies y manos, con mi pelo negro rodeándome, una foto... piénsalo. En un lado con mis ojos maquillados, como de costumbre. Labios rojos. Ropa interior oscura, desgarrándome a mí misma. En otro lado, mi otro yo: sigo atada, pelo largo y sin nada de maquillaje, mi lado tierno sale. Ropa interior blanca, como una niña... sonrío, sin pensar en nada... sonrío... en mi habitación algo cambia. No está ella, estás sólo tú y la niña que te pide calma. Dame calma, dame vida.
Sólo tú eres la calma que da sentido a mi vida.

By Loim.

viernes, 5 de octubre de 2012

Siempre tú.

Estabilizada por fin. Jamás pensé que utilizaría esa palabra refiriéndome a mí misma... pero sí, así me encuentro aquí y ahora, en un aquí diferente y en una ahora que nunca hubiera reconocido como mío.
La capital se adapta a mí o yo me adapto a ella, me gusta sentirme anónima, sí. Tal vez eso necesitaba; ser una más, especial para aquellas personas puntuales y ya está. Ir por la calle con un hacha clavada en la cabeza y que sólo las abuelitas se paren a preguntarte qué te ocurre. Ser simpática con los perros y poco más.
Y después de tanto somatizar y somatizar aquí sigues estando tú, recalcándome que estás y estarás para mí, para lo que yo necesite, siempre. Ahora que indago en los ciclos vitales, tu profundizas también conmigo y en una imagen me transmites que me acompañarás en todos y en cada uno de ellos: juventud, madurez, llegada de los niños, ida de los niños, vejez y muerte... y después de la muerte tal vez.
Bueno, siento decir que un machupichu de Ono me ha interrumpido la entrada y ZAS se me fue todo lo que iba a decir... así que otro día terminaré...
By Loim.

domingo, 26 de agosto de 2012

Remix.

Pensaba que buscaba el cambio, lo nuevo, lo diferente. Creía ciegamente que huía de la rutina, de hacer siempre lo mismo y, sin embargo, no podía estar más equivocada. Me atrae lo cotidiano, el levantarme por la mañana con un camino ya pensado, un horario, mirando el reloj, notando como sigo el tic tac sin desviarme. También pensaba que esto era malo, aprendí que es lo que necesito, algo de estabilidad para un alma inestable, en continuo cambio, quiero que mi entorno o mi camino sea lo más constante posible, ya que yo soy incapaz de serlo. Cuando digo blanco quiero negro o tal vez, me refiera a gris, ni siquiera yo lo sé.
***
Nunca me sentí menos apoyada, más sola y más confusa. No sabía qué quería, qué me espera ahora, qué debo hacer. Voy a un sitio nuevo, con gente nueva y todo diferente, el principal miedo está en mí y en mi persona, sobre todo en la señorita x que siempre me acompaña. Año tras año, un reencuentro y ver que el deterioro mayor está en mí. Ver que en las demás puede ser cosa circunstancial, de la edad o de cualquier casualidad no favorable, sin embargo, en mí está en mí. Soy yo. Cómo podría solucionarlo... he tomado una decisión que jamás se me hubiera ocurrido y mira que es simple eh. Años repitiendo la misma escena y nunca se me había ocurrido, algo tan sencillo y soy incapaz de hacerlo. Poco a poco, estoy intentándolo. Es cierto, la primera machista puede que sea yo y no paro de hacer proyecciones que no son más que el odio que siento hacia una niña misógina. Bah... en fin...
***
22 añitos, sí, sí, sí. Bueno, no quería cumplirlos, pero aquí estoy, igual que siempre supongo. He estado algo ausente porque no tenía Internet y mucha inspiración me imagino que tampoco... por momentos... pero no tenía papel cerca... ha sido un veranito intenso, he estado por Irlanda, playitas, estoy algo más morena cosa que no viene mal a mí cara enfermiza y ojerosa y ahora en pocas semanitas me voy a Madrid, ya os contaré.

Os he echado de menos, sobre todo, el reencuentro conmigo misma, me tenía abandonada, más de lo normal.

By Loim.

miércoles, 1 de agosto de 2012

Y ahora, luchen.

Hoy me voy, haciendo ensayos hacia la nueva vida.
Prometiendo cosas que sabía perfectamente que no iba a cumplir, disfrutando de la traición a cada instante. Sacando esa parte de mí que sólo sale en el otro lado, a la inversa, y que me sonríe mientras mi alma llora ante su poder.
Sí, me rindo, lo hice hace mucho tiempo y lo sigo haciendo cada día de su vida.
Sin embargo, ahí apareciste tú para no ponérselo tan fácil y para ponérmelo a mí difícil, haciéndome entrar en una lucha entre mi ego, perdón, mi gran ego y la importancia del amor. ¿Qué gana? ¿el amor propio o el amor hacia una persona que sientes como única?
By Loim.

miércoles, 25 de julio de 2012

Mujer.

Aquí sigo, supuestamente en una posición diferente, supuestamente en una posición algo privilegiada, depende de para qué y para quién. Sin duda, ya no veo las cosas desde la misma óptica. He cambiado el espejo de lugar y he cambiado de lugar de vida.
Tatuada con una frase que me recuerda que soy capaz de superarme una y otra vez, marcando un inicio y un fin, así como el nuevo inicio de algo que no sé muy bien qué es ni a qué me lleva o a qué quiero que me lleve. Sólo sigo.
Con la mirada que me caracteriza desde hace unos años, con las expectativas de una persona con una experiencia de vida ya larga, no correspondiente a las de mi edad, aquí estoy, esperando a que se cumplan los anhelos más simples y tradicionales de una niña con deseos frustrados.
No es fácil ocultar con maquillaje todo, absolutamente todo, vivir entre nunca y siempre, pero tampoco es fácil cambiarlo y ni siquiera sé si querría cambiarlo. Supongo que sigo soñando con la princesita de cristal, con el vestido rosa, con los tacones y la corona. Supongo que sigo soñando con ser una gran mujer algún día. Tengo el ejemplo de una gran mujer, sólo tengo que tomarlo y aprender de ella, "volarás alto", no puedo ser menos...
Linkin Park- Powerless.

By Loim.

miércoles, 27 de junio de 2012

00:00

Las doce de la noche. El portátil y yo. Apuntes a mi alrededor. Desorden. Mi libreta al lado, pero soy rápida y espontánea, sería lento escribir a mano. Tal vez pereza. 
Fragilidad despuntada, como un cristal afilado, una copa rota de la que si bebes te puedes cortar.
Identidad jamás revelada, puede que nunca conocida, puede que nunca mostrada. Eso es, nunca mostrada. Atrévete a mostrarte, vamos, atrévete y luego me cuentas.
Vivir al límite o serlo, qué gran diferencia de matices, qué gran diferencia de estilos de vida... o tal vez no tanto. Ya nadie sabe qué es un límite ni dónde está ese tal señor límite.
Morir lentamente mientras finges vivir recordando; una vida basada en recuerdos, una vida de años resumida en minutos, en segundos, en flashes. Unos instantes que sólo tu mente disfrutará, en el mejor de los casos... 
Intenta mirar hacia delante, alentador ¿verdad? 
Hoy no pude evitar ver el cielo nublado ante una realidad que se acerca, no pude evitar derrumbarme ante algo que no puedo detener.
¿Por qué nadie reconoce el miedo a la vida?
By Loim.